pudding de chia

Pudding de Chia

La semilla de chia es un superalimento muy interesante para nuestra salud ya que se le atribuyen 2 veces la proteína de cualquier otra semilla, 5 veces el calcio de la leche entera, además del boro, mineral que ayuda a la absorción del calcio en los huesos, 2 veces la cantidad de potasio de los plátanos, 3 veces más antioxidantes que los arándanos, y 3 veces más hierro que las espinacas, a parte de grandes cantidades de ácidos grasos esenciales omega 3. También es fuente de magnesio, manganeso, cobre, niacina, zinc y otras vitaminas como la vitamina C.
Cuando hidratada la semilla de chia libera unas sustancias que se llaman “mucílagos” que ayudan a regular el transito intestinal y a limpiar el intestino. Gracias a los mucílagos y a la gran cantidad de fibra insoluble que contiene la semilla de chia desarrolla un papel fundamental en el tratamiento del estreñimiento y actúa como barrido contra los desechos que el cuerpo no necesita.
Muchas personas no saben como tomarla debido a la consistencia gelatinosa que asumen cuando hidratada, vamos a ver una receta deliciosa y muy fácil de hacer para poder disfrutar de todas las propriedades de esta semilla.
Ingredientes para 1 porción: 
  • 2 cda. de Chia
  • 100 ml de Leche de Almendra
  • Frutas variadas (manzana, pera, platano, ciruelas)
  • 2 cda. de coco rallado
  • Media ctda. de aceite de coco
  • 1 ctda. de especias (Canela, Cardamomo, Nuez Moscada)
  • una pizca de sal
  • 1 cda. de Azucar de coco o Panela
  • Opcional: harina de algarroba para decorar.
Preparación:
Esta receta debe ser preparada la noche anterior a cuando queremos consumirla.
Poner la chia y la leche de almendra en un cuenco y dejar que se infle un poco mientras preparamos los otros ingredientes. Si vemos que se ha quedado muy seco añadir un poco mas de leche de almendras.
Agregamos el coco rallado, la mezcla de especias, el aceite de coco, una pizca de sal y removemos muy bien para que todos los ingredientes se mezclen y quede una masa homogénea.
Dejar reposar en la nevera para toda la noche. Por la mañana sacarlo de la nevera y añadir frutas al gusto, decorar con un poco de mezcla de especias y harina de algarroba.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *