¿Ayuno intermitente? Como, cuando y porqué...

¿El ayuno intermitente: moda o tradición ancestral?

Si estas leyendo este articulo es posible que ya hayas oído hablar de “ayuno intermitente”, en palabras sencillas se trata de alternar  periodos en los cuales comemos a periodos en los cuales no comemos.

De hecho todos hacemos ayunos intermitentes durante la noche ya que estamos un periodo entre 7-9 h sin comer absolutamente nada.

Muchos de nosotros en los cuales yo me incluyo se esfuerzan en buscar alimentos saludables y de calidad, cosa que seguramente es fundamental si queremos impulsar nuestra salud y mejorar drásticamente la incumbencia de las enfermedades, pero lo que mucha gente no tiene en cuenta es que la calidad de los alimentos es solo la mitad de la ecuación en lo que se refiere a cuidar la salud.

Si nos centramos demasiado en que alimentos consumir, olvidamos que el hecho de comer tiene unas consecuencias sobre el funcionamiento de nuestro cuerpo, sencillamente no estamos hechos para estar comiendo constantemente.

Los hombres primitivos, igual que los monos en su entorno natural, soportaban grandes periodos de escasez alimentaria, simplemente por el hecho que según la temporada del año los alimentos no estaban disponibles.

Ayunar es un ritual que forma parte integral de casi cualquier tradición religiosa importante; Jesus, Buda y Mahoma ayunaban, y esto desempeñó un papel fundamental en sus transformaciones espirituales.

Hipócrates fué el padre de la medicina y recomendaba que la gente con sobrepeso comiera una sola vez al día, esto es prácticamente es un ayuno intermitente de 20 horas.

Benjamín Franklin escribió: “La mejor medicina de todas es ayunar y descansar”. De hecho si tienes animales en casa como gatos y perros lo puedes comprobar tu mismo lo que hacen instintivamente cuando están enfermos: de inmediato dejan de comer y duermen mas. 

En la historia reciente del hombre hemos perdido el contacto con el ayuno ya que los médicos, los nutricionistas, la medicina convencional y la industria alimentaria nos han bombardeado con la necesidad de comer todo el día, hasta 5-6 comidas por día, tres comidas completas mas tentenpiés. Cuando estamos enfermos la mejor solución para la medicina convencional es tomar alguna pastilla a “estomago lleno”. ¡Todo lo contrario de lo que nos enseña la naturaleza!

Cómplice que hay supermercados donde la comida es de fácil alcance, hay adiciones a los alimentos, que tenemos que tratar como si fueran adiciones a algún tipo de droga. Por esta razón muchas personas se pasan el día comiendo, causando a su cuerpo un grave daño metabólico que a lo largo se convierte en un problema de salud: sobrepeso, diabetes, obesidad, resistencia a la insulina, enfermedades auto-inmunes, hipotiroidismo, ovario poliquistico, cáncer etc.

El poder del ayuno intermitente para optimizar la salud

Ayunar es una rutina parecida al ejercicio, activa procesos metabólicos que promueven la salud en diferentes aspectos:

  1. Estabiliza el azúcar en la sangre: cuando nos alimentamos de hidratos de carbono nuestro sistema digestivo está constantemente produciendo insulina para regular los picos glucemicos, el ayuno estabiliza los niveles de glucosa en sangre dando un poco de descanso al páncreas y ayudando a prevenir diabetes y resistencia a la insulina.
  2. El intestino y sistema immunologico pueden descansar: sin el estrés constante de tener que atender a los antígenos alimenticios, el sistema immunologico puede dedicarse a producir nuevos glóbulos blancos. Estomago y intestino pueden dedicarse a regenerar las mucosas.
  3. Aumenta el indice metabólico, los niveles de adrenalina aumentan para suministrar energía. Si estuviéramos viviendo en la selva nos vendría bien esta energía para ir “en búsqueda de alimentos”; pero, como hay supermercados y no necesitamos ir a buscar alimento en el entorno natural, podemos usar tal energía para hacer deporte o para trabajar con mas eficiencia.
  4. Se activan procesos de limpieza, ayunar dispara la eficiencia de los órganos excretores y promueve la “autofagia”, una rutina de limpieza natural que tu cuerpo utiliza para eliminar los deshechos celulares, incluyendo toxinas, metales pesados, residuos de medicamentos y de aditivos alimentarios. Durante este proceso el cuerpo recicla las células dañadas, repara los tejidos, reduce la inflamación celular, desacelerando el proceso de envejecimiento y de crecimiento del cáncer, asimismo mejora los daños metabólicos.
  5. Estimula la quema de grasa: cuando comes durante todo el día nunca necesitas acudir a tus reservas de grasas almacenadas en tu tejido adiposo, sin embargo alargar el ayuno nocturno te ayuda a acceder a estas reservas de grasas para favorecer el proceso de adelgazamiento.
  6. Protege la función cerebral: ayunar produce cetonas, una fuente de combustible para el cerebro mucho mas eficiente que la glucosa. Hacer que el cerebro funcione de este manera ayuda a prevenir enfermedades como Alzheimer (ver estudios del doctor Mark Mattson para mas informaciones) y también mejora la epilepsia (en 1921 el doctor Rolling Woodyatt descubrió que las cetonas mejoran y previenen los episodios convulsivos) y hay algunos estudios recientes que también demuestran como el ayuno puede mejorar algunos trastornos psicológicos como la esquizofrenia y la polaridad .

Tipos de ayuno intermitente

El ayuno intermitente mas utilizado es al  mismo tiempo el mas sencillo de hacer y consiste en prolongar el ayuno nocturno.

Durante el tiempo en el cual ayunamos estando despierto podemos beber líquidos como: agua, infusiones, té, agua con zumo de limón. Algunos autores proponen también la opción de tomar café, yo no estoy totalmente de acuerdo pero aquí cada uno elige lo quiere hacer, lo mas importante de todo es que estas bebidas no lleven ningún tipo de endulzante, ni natural ni artificial. 

Si eres principiante y quieres probar el ayuno intermitente, mi consejo es de cenar pronto por la noche (por ejemplo a las 20 h) y tomar tu desayuno después de las 8 h de la mañana, de esta forma estarás ayunando unas 12 h, lo que en términos técnicos llamamos ayuno 12:12 (12 h ayuno y 12 h para comer); cuando te hayas acostumbrado a este ayuno puedes también atreverte a probar otras versiones como el 16:8; 18:6; 20:4 o el ayuno de agua de 24 h o mas días según tus necesidades.

Lo que te recomiendo es empezar gradualmente, el cuerpo necesita ser educado al ayuno, piensa que es algo que tu cuerpo sabe hacer pero lleva muchos años sin practicarlo.

Es parecido por ejemplo a una persona que sé sacó el carné de conducir pero después estuvo 15 años sin coger el coche, esta persona necesitará empezar a practicar la conducción en trayectos pequeños donde haya poco trafico, ya que un atasco podría generar “estrés” el cual podría producir un accidente. Cuando ya vuelva a tener practica podrá hacer viajes largos y pasar por cruces con muchos trafico.

De la misma forma hay que empezar a ayunar poco a poco, procurando elegir días de poco estrés, festivos o findesemanas, experimentado poco a poco las respuestas del cuerpo.

Si tomas medicamentos, tienes alguna enfermedad grave (especialmente diabetes, fatiga crónica y cáncer), si estas embarazada, si estas en lactancia, si estas bajo peso (BMI < 18), si tienes obesidad o algún trastorno pisico-emocional es conveniente que antes de ayunar acudas a mi o a un profesional de la nutrición experto en ayunos.

Si quieres mas informaciones sobre como trabajo en mi consulta pincha aquí.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *